sábado, 30 de abril de 2016

Crítica de “Capitán América: Civil War”

-Civil War es prácticamente todo lo buena que esperabas que fuera e incluso se guarda varias sorpresas bajo la manga. Seas o no fan de Marvel, debes dejarte caer por esta película.

-La tercera entrega del primer vengador se convierte por méritos propios en una de las mejores películas del género superheroico. Sumamente bien dirigida, escrita e interpretada. Es cine serio y también un “despiporre” ultradivertido.

Por alguna razón mis reseñas sobre cine de superhéroes tienden a ser bastante largas. Y aunque aún estoy en éxtasis tras los 150 minutos más adultos, reflexivos, inteligentes, emocionantes e intrigantes de todo el universo cinematográfico de Marvel; quiero escribir algo corto que os haga darle una oportunidad a esta nueva apuesta del género. Habiéndose marchado -por el momento- Joss Whedon de este universo, los hermanos Russo han cogido el testigo y se han propuesto realizar la película más grande del mismo hasta ahora. “Civil War” no se parece en nada al cómic que le da nombre, Marvel deja más claro que nunca que su universo cinematográfico es totalmente independiente de los cómics y demás. El guión corre a cargo de Christopher Markus y Stephen McFeely, guionistas de las dos aventuras anteriores del Capitán América. En esta tercera se unen más personajes que nunca, incluyendo los fichajes de Martin Freeman, Marisa Tomei, Tom Holland, Daniel Brühl y Chadwick Boseman. El protagonismo eso sí, se lo llevan Chris Evans y Robert Downey Jr.

domingo, 17 de abril de 2016

Crítica de “El libro de la selva” (2016)

-Un portento técnico y visual. Favreau y un gran equipo de técnicos del CGI, utilizan todas las herramientas a su alcance para contar una historia valiente, efervescente y con corazón.

-Un espectáculo arrollador que además de entretener sabe explotar las emociones de sus personajes, desarrollar algunos temas interesantes e innovar en enfoques o tonalidades al mismo tiempo que homenajea con nostalgia el filme de Wolfgang Reitherman.

Con todos los remakes y los remakes “live action” que llevan intentándose desde hace un par de décadas (algunos fracasando, otros retrasándose y muy pocos logrando sus objetivos) no es de extrañar que a priori las propuestas de estas nuevas versiones “live action” de la historia de Rudyard Kipling no acabaran de convencer al gran público. En primer lugar está la de Warner Bros, que supondrá el debut en la dirección de Andy Serkis. Y por último la que vengo a analizar aquí, la de Walt Disney Pictures. Aunque la gente era reticente inicialmente, el filme poco a poco fue tomando forma, una muy interesante. Gracias por un lado a la elección de un director tan enérgico y musical como Jon Favreau (“Chef”, “Iron Man”), que le venía como anillo al dedo a la película, y por otro al increíble reparto que protagonizaba la cinta en cuestión. Los actores elegidos para poner voz y movimientos a las criaturas de la selva son -entre otros-: Bill Murray, Ben Kingsley, Idris Elba, Lupita Nyong'o, Scarlett Johansson, Giancarlo Esposito y Christopher Walken. Por otro lado el protagonismo humano lo tiene Neel Sethi, el nuevo Mowgli de carne y hueso. Miedo me dio leer que el guión corría a cargo de Justin Marks (“Street Fighter: La leyenda”) pero después de todo ha hecho un trabajo de suma corrección. Dicho esto sólo queda comenzar a escribir de lo que me ha parecido la versión de Favreau de las aventuras de Mowgli en la selva. Vamos a ello.