sábado, 20 de enero de 2018

Crítica de “The Post” (Los archivos del Pentágono)

-Ha vuelto el mejor Spielberg. El narrador clásico con inquietudes modernas.

-Casi toda la película sucede en despachos y habitaciones y es mil veces más emocionante que cualquier blockbuster moderno.

Hace 13 años Steven Spielberg probó suerte con el cine político, de ahí salió la magnífica “Munich”. Entonces vimos una nueva faceta del cineasta, una que a algunos nos fascinó inmediatamente. Años más tarde esa faceta firmaría “Lincoln” (2012), gracias a la cual el pasado Rey Midas de Hollywood se manifestó también como un maestro de la narración clásica (algo que se rumoreaba en “Catch Me If You Can”). Las virtudes de aquella propuesta se extrapolaron a “Bridge of Spies” (2015), película que se vio afectada negativamente por algunas conocidas manías del director. Este año regresa el Spielberg clásico y político, para contarnos como en junio de 1971, los periódicos The New York Times y The Washington Post tomaron una valiente posición en favor de la libertad de expresión, informando sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos sobre Vietnam por parte del gobierno, que había durado cuatro décadas y cuatro presidencias estadounidenses. La cámara apunta hacia el pasado para recordarnos ciertos valores universales y hacernos observar los paralelismos con nuestro convulso presente. Bravo señor Spielberg, he aquí una gran película clásica de candente actualidad.

sábado, 13 de enero de 2018

Crítica de "Three Billboards Outside Ebbing, Missouri"

-Una gran película, me suena auténtica incluso en los momentos más excéntricos.

-Frances McDormand es una fuerza de la naturaleza. Por favor, un Oscar para Sam Rockwell.

Los hermanos McDonagh son dos de los mejores nuevos directores que ha dado la última década. El pequeño, John Michael, ha convertido su colaboración con Brendan Gleeson en algo semejante a lo que tenían Wayne y Ford cuando rodaban westerns juntos. Sin embargo en 2016 vimos como daba un paso en falso con su tercera película, War on Everyone, en la que no participaba Brendan Gleeson. Algunos probablemente lo achacaron a que era la primera película americana del cineasta, algo difícil de asegurar. Este año le toca el turno a su hermano mayor, Martin, un dramaturgo que a finales de la década pasada pausó su carrera teatral para probar suerte en el cine. Ahora mismo tiene en su haber dos obras de culto: la extraordinaria e infravalorada Escondidos en Brujas y la no menos fabulosa Siete Psicópatas. Desgraciadamente muchos aún le siguen viendo como un remedo de Tarantino y el cine de los hermanos Coen. Nada más lejos de la verdad, pues aunque en sus películas cabe la referencia e incluso la resonancia, Martin McDonagh es un autor personal con todas las letras. Ante la duda, vean su nueva película.

sábado, 6 de enero de 2018

Crítica de "Molly's Game"

-El debut de Aaron Sorkin como director es...muy Sorkiniano. El ritmo lo marca la palabra.

-Jessica Chastain e Idris Elba dan mucho juego juntos.

Tan pronto como termina la película, un servidor enciende la pantalla de su ordenador y comienza a escribir estas líneas, aún empachado por la casi siempre magnífica verborrea Sorkiniana, que también es la esperada protagonista de su nuevo guion, con el que debuta tras las cámaras. Y para dar comienzo a su carrera como director, Sorkin ha escogido la historia de Molly Bloom, alias "La princesa del póker"; que tras ver truncada su carrera como esquiadora olímpica, se introdujo en el mundo de las timbas de póker para acabar haciéndose millonaria antes del los 21 años. Desde luego el neoyorquino no ha optado por esta historia debido a su interés por dicho juego, sino por la imperfecta heroína que habita en ella. Molly Bloom es un personaje muy interesante, pero gracias a Jessica Chastain es muchísimo más. Sorkin, consciente del talento de la actriz, le brinda un entretenidísimo vehículo de lucimiento puramente Sorkiniano; para lo bueno y para lo malo. Ella, se lo agradece con una interpretación de lo más premiable. Que comience el juego.

miércoles, 3 de enero de 2018

Crítica de "The Disaster Artist"

-Es ridícula, amarga, un poco conmovedora y del todo irresistible. No se la pierdan.

-Imperativo, visionarla en versión original y haber visto The Room. Lamento eso último.

He sacado muchas conclusiones del estruendoso aplauso que ha llenado la sala de cine durante los créditos finales del pase de esta última película de James Franco. Eran aplausos reveladores, por una improbable mezcla de ironía, pasión, redención y respeto. Porque una película tan condenadamente mala e impremeditadamente divertida como The Room (2003) haya desembocado en algo tan fascinante como The Disaster Artist. Un filme que no hace sino aprovechar una historia y a unos personajes que, en nuestro tiempo, deben ser de culto. Y es que, como si de un Ed Wood reencarnado se tratase (pero más misógino y vanidoso), apareció de la nada ese Tommy Wiseau que hizo la “mejor peor película de la historia”. A priori un intenso melodrama que mutó oportunamente en una comedia absurda, debido al efecto de un par de risas y otro par de aplausos. James Franco ha decidido contar qué pasó con ese rodaje, y ha debido de hacerlo bien, pues las manos de un servidor formaban parte de ese estruendoso aplauso.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Crítica de "El gran showman"

-Un espectáculo llamativo y con ritmo que no cumple más allá de sus coreografías.

-Sin duda necesitábamos que Hugh Jackman volviera al género.

Es casi poético que este supuesto biopic del polifacético y controvertido showman P. T. Barnum sea una complaciente y marchosa farsa, un artificio hollywoodiense con el que cautivar al gran público. Ni es una película biográfica ni intenta serlo en ningún momento. De hecho reconfigura al famoso personaje reduciendo casi todas sus sombras para dejarlo bastante irreconocible. Ésto le permite a los guionistas Jenny Bicks y Bill Condon escribir una historia delgada, simplista y predecible que no moleste demasiado a lo realmente importante de la propuesta, el apartado formal. Michael Gracey, creativo publicitario y especialista en efectos especiales, debuta en la dirección con este musical dramático que llega dispuesto a encandilar a los académicos con su narrativa clásica, sus pegadizos temas pop, sus estupendas coreografías, su diseño de producción y un atractivo reparto encabezado por Hugh Jackman, Michelle Williams, Zac Efron y Rebecca Ferguson. Que empiece el show.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Crítica de "Jumanji: Welcome to the Jungle"

-Ni es la original ni tampoco intenta parecerse. Las reglas han cambiado.

-Dwayne Johnson, tan carismático como siempre, brinda una interpretación cálida y juguetona. Autoparódica y muy digna.

Hace 22 años que se estrenó una de las mejores películas de Joe Johnston. Un filme familiar que ahora es considerado “de culto” por muchos que lo descubrieron cuando aún eran críos; pues quedaron extasiados por sus maravillas visuales (ahora envejecidas) y su intacto sentido de la aventura. El título era Jumanji (suenan los tambores) y se trataba de una aventura fantástica y oscura que daba comienzo cuando un chaval llamado Alan Parris quedaba atrapado dentro de un juego de mesa mágico durante 25 años. Dos décadas después del estreno de aquella entrañable cinta y tras tres años del trágico fallecimiento de nuestro querido Robin Williams, es el director Jake Kasdan (Sex Tape) quien decide desenterrar aquel juego para introducirnos de lleno en sus verdes entrañas. Tiramos los dados, empieza el primer turno y comenzamos a recordar: “De noche vuelan. Es mejor huir. Estos seres con alas no hacen reír”.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Crítica de "Una vida a lo grande"

-Payne tiene un sinfín de buenos ingredientes y grandes ideas, pero no parece capaz de unirlos en la historia ni para la orientación del discurso.

-Hay un número sorprendente de virtudes insólitas aquí. Y por cada una, un par de problemas.

Era difícil no estar ansioso ante la nueva propuesta de Alexander Payne, un cineasta que lleva encadenando grandes películas desde hace más de una década y que incluso superó las expectativas con la hermosa y magnífica Nebraska. Otro motivo de peso para tener la fecha apuntada en rojo en nuestro calendario es la fantástica premisa que nos presenta el filme; cuyo título original es Downsizing. Unos científicos noruegos han encontrado la solución a la sobrepoblación, el exceso de residuos, la contaminación y básicamente a nuestro estilo de vida moderno, que está acabando con la vida del planeta. La idea es convertirnos en seres de 12 centímetros. Y aunque pueda sonar un poco peligroso y nada apetecible, económicamente resulta de lo más fructífero, permitiéndonos vivir en increíbles mansiones y tener los mejores cuidados a precios de juguetería. El problema de esa revolucionaria idea es que los errores de nuestra sociedad grande se van a repetir en esa falsamente utópica sociedad pequeña. Payne nos cuenta ésto y muchas otras cosas en este revoltijo semi-satírico que resulta ser su peor película. Si es que se puede decir así.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Crítica de "Star Wars: The Last Jedi"

-Tiene espectaculares batallas espaciales, poderosas coreografías, auténtico espíritu aventurero, encantador humor familiar, extraños bichejos alienígenas y una palpitante dimensión emocional. Ésto es Star Wars.

-Quédense hasta el final, nuestra princesa se lo merece.

Hoy es el día, tras dos años de espera llega a la cartelera el episodio VIII de Star Wars. A partir de ahora podremos observar a variadas legiones de supuestos fans que acribillarán la película de Rian Johnson arguyendo la "infantilización" del producto por parte de Disney. Lo hicieron también con The Force Awakens, esa polémica fotocopia (solo en su estructura) del episodio IV con la que Abrams entreabrió caminos muy apetecibles mientras nos llevaba hacia delante con un ritmo digno de los mejores maestros. El mismo público que pedía riesgos entonces, quedó hechizado un año después por la convencional Rogue One, una solvente precuela de acertado tono bélico que estaba más atada si cabe a la trilogía original que el episodio VII. Bien, ahora es el turno de Rian Johnson, y ha cometido un error muy grave, se le ha ocurrido arriesgar. El motivo de mi ironía está en la reacción de los fans, que ahora se llevan las manos a la cabeza por lo que decían querer hace dos años. Sea como fuere, la realidad es que Johnson ha cogido el testigo de Abrams quitando con determinación todo aquello que no le gustaba y rellenando el lienzo en blanco con ideas propias y elementos que le apetecía ver en una película de Star Wars. El director ha jugado magistralmente con la mitología y con el fandom para hacer feliz a su niño interior, que décadas atrás soñaba con surcar las estrellas a la velocidad de la luz. Ya dijo Luke en el trailer que ésto no iría de la forma que esperábamos.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Crítica de "Suburbicon"

-Irregular mezcla de géneros vacilante entre la escasa crítica social de Clooney y su condición de modelo mediocre de una comedia de los Coen.

-Bien narrada e interpretada. Tiene un par de deliciosos gags visuales.

Para un servidor George Clooney se hizo un nombre como cineasta cuando dirigió Good Night, and Good Luck, una de las mejores películas jamás hechas sobre el periodismo. Después de eso sorprendió de nuevo, aunque no al mismo nivel, con The Ides of March. Ahora, tres años más tarde de su condescendiente e insustancial The Monuments Men, Clooney regresa para dirigir un guion escrito por los Coen en la segunda mitad de los 80 (entre Bloode Simple y Arizona Baby) que ha fusionado convenientemente con una historia racial escrita entre él y su amigo Grant Heslov. Estamos en los años 50, brilla el sol en el tranquilo Suburbicon, un típico pueblo familiar norteamericano donde conviven felizmente americanos de todos los rincones de USA. Todo parece perfecto, hasta que una familia afroamericana se muda al barrio y desata el caos en la pacífica comunidad. Normal, nadie quiere que su parcela se devalúe.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Crítica de "Coco"

-Respetuosa y divertida oda a México y su cultura. Desbordante en lo visual pero lánguida en lo narrativo.

-Un entretenido trabajo de Pixar que se queda a las puertas de ser algo grande.

Pixar vuelve a encender sus motores para traernos su enésima obra maestra tras la impresionante Inside Out y la muy decepcionante Finding Dory. En esta ocasión la tarea es de Lee Unkrich (Toy Story 3) y es sin duda un trabajo complicado. Coco es la primera película de Pixar protagonizada por un personaje no anglosajón. Pero además la historia se aleja de sus ambientes populares para llevarnos hacia el México tradicional, y homenajear, bajo un manto de música y color, toda su cultura, su folclore y sus creencias sobre la vida, la muerte, la familia y el poder de las canciones. Pese al riesgo que puede suponer una propuesta de estas cualidades y con temas semejantes, la maquinaria de Pixar no falla cuando se trata de emocionar y divertir al espectador, especialmente al más pequeño; y de nuevo da forma a un mundo vivo y de un cromatismo alucinante que estimule el viaje hasta llegar a otra conmovedora conclusión. El inconveniente se halla entre la estupenda premisa y el emotivo final, en el entramado narrativo.